Crisis y ruptura de pareja

Crisis y ruptura de pareja

Durante el verano nos llegan habitualmente noticias relacionadas directa o indirectamente con las rupturas de pareja, principalmente porque éstas tienden a producirse en mayor medida durante las vacaciones de verano.
Son muchas las causas que pueden llevar a que una pareja se rompa. Tantas, que en un solo artículo es hasta cierto punto difícil poder enmarcarlas todas en su justa medida y en su lugar adecuado.

Desde infidelidades hasta mentiras, pasando por desconfianza, falta de sinceridad, monotonía, e incluso pérdida del amor.

Sea como fuere, lo más importante es siempre tener en cuenta quiénes somos y a dónde vamos, y en especial conocer qué es lo que queremos y si en realidad lo ocurrido puede tener o no solución.

Las parejas se separan porque los cambios individuales y la evolución personal de cada uno aleja a los miembros, y el pacto implícito que les unía ya no sirve.No siempre es sencillo distinguir entre el amor u otros sentimientos como la compasión, el cariño o la amistad

Cuando una pareja está en crisis, el sufrimiento emocional puede ser muy intenso. Cuesta pensar con claridad. Cuesta discernir hasta qué punto vale la pena continuar o no. En ocasiones, una relación que parecía idónea empieza a hacer aguas. Los miembros han cambiado con el paso del tiempo y sus intereses y deseos no parecen ir por el mismo camino

Tras una ruptura, es necesario darse un tiempo para aceptar la nueva situación, pero hay que tener muy claro que la vida continúa. Una ruptura de pareja puede ser la oportunidad para iniciar una nueva vida o para mejorar aspectos de uno mismo.

No hay comentarios

Escribe un comentario