9 reglas para seducir a un hombre

9 reglas para seducir a un hombre

Todas hemos oído consejos sobre como captar la atención de un hombre. Y, bueno, la mayoría desprende un tufillo obsoleto y retrógrado. “No te acuestes con él la primera noche o pensará que eres una fresca”, “Dile que quieres un compromiso, para que vea que eres una chica seria”, “A un hombre se le gana por el estómago”. Pero los hombres ahora son diferentes,,no buscan chicas demasiado serias y les gusta cocinar. ¿Qué armas quedan para llevarnos el gato al agua? He aquí una imprescindible actualización del arte de seducción femenina.


Regla nº 1

Antes: Hazte de rogar

Ahora: Sé proactiva

Hubo un tiempo en que las princesas esperaban pacientes en la almena de su castillo a que un mozo bien parecido se acercara para lanzarles su trenza. Pero desengáñate: ahora mismo hay demasiadas trenzas para tan poco escalador. Bromas aparte, la táctica de esperar a que él siempre sea el que inicie el contacto está más pasada que el fotolog.

Pero lo que tampoco funciona es ser una enajenada acosadora. Si has conocido a alguien que te interesa, tienes licencia para enviarle un mensaje, saludándole, preguntándole por algo que te contara (una reunión que tenía, una película que te recomendó…) o deseándole un buen día. Pero si no te contesta, no empieces a bombardearle a mensajes, porque te convertirás en una plasta. El punto está en que él debe notar cierto interés (porque si no, pasará), pero no debe percibir desesperación (porque si no, huirá).

Lo que puedes reciclar: no hace falta que contestes inmediatamente a sus mensajes. Espera un poco y cuando lo hagas sé cercana: verá que hay interés, pero también tendrá claro que no es tu prioridad.

Regla nº 2

Antes: Una mujer tiene que estar siempre impecable

Ahora: Simplemente sonríe

A ver, hay una diferencia obvia entre ir hecha unos zorros y tener tiempo para pasarse el día en la peluquería, en la manicura y en una cabina de belleza y que cada vez que te vea estés hecha un primor. No, ya no se llevan las mujeres de los años 50 que conservaban intacto el cardado del pelo después de haber horneado cincuenta pasteles.

El aspecto, evidentemente, se ha de cuidar, pero no es necesario llegar a la exageración. Pero hay algo que funciona mejor y es gratis: la sonrisa. Según un estudio llevado a cabo por la Universidad de Liverpool (Reino Unido), tendemos a considerar más atractivas a las personas que sonríen sinceramente y nos miran de frente. Un estudio canadiense concluyó, además, que el efecto se multiplica si se sonríe lentamente. Así que ya sabes, a practicar frente al espejo.

Lo que puedes reciclar: cuida detalles que no suponen tampoco perder mucho tiempo. Si no llevas las uñas pintadas, al menos límalas bien. Depílate las cejas y el labio superior con frecuencia y no te olvides la hidratante. Tampoco cuesta tanto…

Regla Nº 3

Antes: Debes ser femenina

Ahora: Haz deporte

Antes se relacionaba la feminidad con la fragilidad. Cuanto más blanquecinas y vulnerables eran las chicas, más atractivas parecían. Pues eso ha pasado de moda.

Ahora ya no es necesario darse un baño con leche de burra, hay algo mucho más fácil y más efectivo: sal a correr. Estar en forma es sexy. Demuestra que una chica cuida su cuerpo y su salud y además es activa. No te vamos a decir que tras concluir un maratón, con cara de hecha polvo y sudada parezcas la reencarnación de Marilyn Monroe, pero el hecho de que practiques deporte, que disfrutes de la actividad física y de que aproveches sus beneficios te hará sentir más segura y más deseable.

Lo que puedes reciclar: no hace falta que vayas todo el día con una sudadera y unas deportivas, alardeando de ser superwoman. Mostrar un punto de vulnerabilidad en algunos momentos también seduce.

Regla Nº 4

Antes: Con la ropa, insinúa sin mostrar

Ahora: Apuesta por tus puntos fuertes

La moda nos permite desde embutirnos en trajes que empiezan tarde y acaban pronto hasta llevar tres tallas de más. Lo importante es escoger lo que te haga sentir segura, porque así lo proyectarás. De todas formas, está bien saber lo que científicamente funciona. Los tacones son un clásico imperecedero. Según un estudio de los Archivos del Comportamiento Sexual (EE.UU.) los hombres consideran más atractivas a las que los calzan. Apuesta por el rojo, porque un estudio publicado en ‘The Journal of Personality and Social Psychology’ (EE.UU.) demostró que aumenta interés entre los primates machos hacia las primates hembras y, bueno, hay mucho primate por ahí. Y por último, juega con prendas que dejen tus hombros al descubierto. La Universidad New South Wales (EE.UU.) concluyó que es un imán para ellos.

Lo que puedes reciclar: las prendas que mejor insinúan sin mostrar son las mallas (si tu punto fuerte es el trasero o las piernas) o las transparencias.

Regla Nº 5

Antes: Hazte la misteriosa

Ahora: No seas bocazas

En un tiempo que los modales impedían ni tan siquiera plantear ciertas preguntas sin parecer maleducado, era fácil que una damisela pudiera recubrirse de un incitante halo de intriga. Ahora, intentar parecer misteriosa puede hacerte parecer payasa. O peor aún: poco sincera.

Pero lo que sí es verdad es que ir descubriendo poco a poco a la otra persona es excitante. Así que en las primeras citas, habla de tu trabajo, de tus sueños, de tus gustos, pero no hace falta que te comportes como si él pretendiera escribir una biografía de ti. Explicar tu vida en verso, hablar de tus ex, de tus problemas y complejos, de tu relación con tus padres no es necesario.

Son temas íntimos. Y explicarlos de buenas a primeras le hará pensar que lo haces con el primero que pasa por delante.

Lo que puedes reciclar: no explicar muchas cosas por Whatsapp y dejar caer un ‘cuando nos veamos, te lo cuento’.

Fuente:http://www.vanitatis.elconfidencial.com/

Tags:
, ,
No hay comentarios

Escribe un comentario