confianza

Hace unos días escribí un artículo para el diario Información de Alicante con motivo de la fiesta de San Valentín al que puse por titulo "San Valentín &  San Solterín". Hoy en día a San Valentín le ha salido un rival. “San Solterín” como lo llamo yo.
La otra tarde estaba tomando café y en la mesa de al lado había un grupo de amigas y amigos que conversaban sobre el tema de las relaciones. En un grupo donde la media de edad se situaba entre los treinta y pocos y los cuarenta y muchos y donde todos estaban, según pude oír, separados, divorciados o solteros, no es de extrañar que acabaran planteándose algunas preguntas típicas: ¿dónde están los hombres interesantes? (las mujeres).
El miedo a la soledad es el peor de los compañeros de viaje que podamos tener ya que nos puede condicionar tanto que, a veces nos deja estancados en una relación que no nos aporta felicidad.
Cada inicio de año todos estamos llenos de buenas intenciones. Dejar de fumar, perder algunos kilos, hacer más ejercicio, ahorrar dinero, etc., son algunos de los propósitos que nos planteamos. Al principio nos sentimos motivados a lograrlo, sin embargo, conforme pasan los días, estas iniciativas se van diluyendo hasta desaparecer al cabo de pocos meses.
Generalmente la mayoría artículos que leemos en algunas revistas en estas fechas navideñas nos hablan sobre “cómo sobrevivir a la navidad en pareja” (con que familia cenar en Nochebuena, o comer en Navidad, presupuesto de regalos, pequeños roces con cuñados o cuñadas,etc.) Y yo estoy un poco cansada de esa visión tan monotemática y parcial que de las relaciones se tienen cuando entramos en estas fechas.
Cuando una relación termina, previamente hubierón cambios a los cuales no les dimos mayor importancia.Estos cambios no acontecen de manera brusca. Si nos damos cuenta a tiempo, quizás evitemos que nuestra relación se enfríe definitivamente. Cuando comienza una relación todo es entusiasmo y vitalidad, con el paso del tiempo esto se va desvaneciendo lentamente y un día, la pareja cae en la cuenta: ¿Qué nos ha sucedido?