divorcio

A menudo me encuentro con parejas que se han ido alejando con el tiempo y lo que empezó como un feliz inicio de sus vidas y un “fueron felices y comieron perdices” se ha convertido en una fuente de discusiones e insatisfacción personal. ¿que ocurrió? ¿dónde estuvo el fallo? En ocasiones cosas tan sencillas de tener en cuenta en una relación como las que a continuación te señalo bastarían para evitar que la relación acabe desgastada.
El miedo a la soledad es el peor de los compañeros de viaje que podamos tener ya que nos puede condicionar tanto que, a veces nos deja estancados en una relación que no nos aporta felicidad.
Cuando una relación termina, previamente hubierón cambios a los cuales no les dimos mayor importancia.Estos cambios no acontecen de manera brusca. Si nos damos cuenta a tiempo, quizás evitemos que nuestra relación se enfríe definitivamente. Cuando comienza una relación todo es entusiasmo y vitalidad, con el paso del tiempo esto se va desvaneciendo lentamente y un día, la pareja cae en la cuenta: ¿Qué nos ha sucedido?
Reconocer si se estamos atravesando una época con dificultades graves o si estamos ante el principio del fin de nuestra relación, es una tarea ardua para los miembros de la pareja, ya que inmersos en un sinfín de emociones, sentimientos y sensaciones, resulta difícil serenarse lo suficiente para hacer una reflexión tranquila que los conduzca a esclarecer en qué punto de la relación se encuentran.
Durante el verano nos llegan habitualmente noticias relacionadas directa o indirectamente con las rupturas de pareja, principalmente porque éstas tienden a producirse en mayor medida durante las vacaciones de verano.
Son muchas las causas que pueden llevar a que una pareja se rompa. Tantas, que en un solo artículo es hasta cierto punto difícil poder enmarcarlas todas en su justa medida y en su lugar adecuado.