rutina

El verano y las vacaciones son a menudo fuente de conflictos en pareja, cuando en realidad debería ser una época para reencontrarnos nuevamente y avivar sentimientos. No le dedicamos tiempo a nuestra relación una vez que está ya se ha establecido en la normalidad de una convivencia. Atrás quedaron los días en los que esperabas con ansiedad que él o ella te llamara, que disfrutabas sencillamente paseando o hablando en cualquier sitio…entonces? ¿Por qué no volvemos la vista atrás e intentamos recuperar algo de aquello que olvidamos? A continuación, os dejo algunas ideas, son 12 planes de verano en pareja para que disfrutes con tu pareja las próximas semanas. Planes para diferentes momentos, gustos y bolsillos. Elige tus preferidos para cada ocasión y seguro que lo pasareis de maravilla.
A menudo me encuentro con parejas que se han ido alejando con el tiempo y lo que empezó como un feliz inicio de sus vidas y un “fueron felices y comieron perdices” se ha convertido en una fuente de discusiones e insatisfacción personal. ¿que ocurrió? ¿dónde estuvo el fallo? En ocasiones cosas tan sencillas de tener en cuenta en una relación como las que a continuación te señalo bastarían para evitar que la relación acabe desgastada.
El miedo a la soledad es el peor de los compañeros de viaje que podamos tener ya que nos puede condicionar tanto que, a veces nos deja estancados en una relación que no nos aporta felicidad.
Cuando una relación termina, previamente hubierón cambios a los cuales no les dimos mayor importancia.Estos cambios no acontecen de manera brusca. Si nos damos cuenta a tiempo, quizás evitemos que nuestra relación se enfríe definitivamente. Cuando comienza una relación todo es entusiasmo y vitalidad, con el paso del tiempo esto se va desvaneciendo lentamente y un día, la pareja cae en la cuenta: ¿Qué nos ha sucedido?
Cuando surge la rutina en una relación, es muy probable que ya llevemos con nuestra pareja varios años y que el trabajo y la vida cotidiana, las tareas de la casa y el estrés del día a día estén dañando nuestra relación sentimental. Dejamos que pasen los días, meses y años hasta que de repente nos damos cuenta que ya no es amor de pareja lo que te une a tu compañero/a. Ese amor romántico, pasional y enamoradizo ha dejado paso a otro sentimiento igualmente importante como es el cariño, la amistad...pero no esto no es suficiente para mantener una relación de pareja y si no lo arreglamos a tiempo esto nos lleva irremediablemente al desamor