¿Eliges pareja o te eligen a ti?

¿Eliges pareja o te eligen a ti?

Cual es tu estrategia para encontrar pareja? ¿Buscas a alguien que te haga feliz? ¿A alguien que te cuide?

Probablemente tienes bastante clara la respuesta de qué esperas que te aporte una pareja. Dicho así, es como escribir la carta a los Reyes Magos y, si hay suerte, hay suerte.  Pero, ¡qué arriesgado dejarlo todo en manos de la suerte! O dejar la felicidad en manos del otro. Esta sí que es una hipoteca de por vida. Y una gran deuda para el otro.

Pero lo cierto es que el camino más realista para tropezarse con la persona “ideal” empieza por convertirnos en ella. Si quieres que tu pareja te cuide, que sea alegre, que sea activo/activa, que te haga feliz, etc. ¿por qué no empiezas tú mismo por darte estos regalos? Así, te sitúas en una nueva actitud más atrayente y más seductora.

Este papel proactivo no sólo ayuda a “ligar” o atraer a otras personas. También te servirá para mantener una relación con afecto, madurez y diversión.
Las personas nos quieren por lo que encuentran en nosotros, no por nuestra necesidad de ser queridos o por nuestro deseo de que las cosas funcionen gratuitamente. Por lo tanto, si queremos recibir cosas positivas, tendremos que ser los primeros de aportar estos aspectos o planes que esperamos.

Así, si tu relación no funciona y te acabas cansando de una pareja porqué ya no te aporta lo suficiente, o no hay manera de encontrar a la pareja ideal, antes de abandonar, hazte dos preguntas: ¿se ha acabado la euforia del enamoramiento? o ¿estoy aportando lo que quiero que el otro me aporte?.

Si ya se ha  agotado el frenesí del enamoramiento, toca proponer planes divertidos y diferentes para que la relación nos siga aportando aquello que queremos. La vía fácil es empezar a cargar de responsabilidades y negatividad al otro o al mundo, “por qué no nos da el juguete que queremos”; pero puede que ya hayas observado que esto sólo te lleva a acumular fracasos o expectativas incompletas. Plantéate si esto te pasa siempre. Si es así, te está indicando que no estás aprendiendo del fracaso. ¡Toca ponerse las pilas!

Si necesitamos tanto del otro, difícilmente daremos nosotros alguna cosa. Piensa: ¿eres de los que se pregunta: qué me tiene que dar la pareja? O, más bien, de los de ¿qué tengo que aportar a la pareja y a la relació

Deja de buscar, de esperar o de enfadarte porque aquello no avanza, empieza por convertirte en  la persona que estas posponiendo ser y así podrás atraer a la persona “ideal” y tu relación se convertirá en la “ideal

fuente:blogs.womenshealth.es/

No hay comentarios

Escribe un comentario