La desconfianza en la pareja y sus consecuencias

La desconfianza en la pareja y sus consecuencias

En la confianza en la pareja vivimos en una constante incertidumbre que se traduce en pensamientos rumiativos tales como “¿por qué no me llama, si sabe que estoy en casa?”, “¿dónde estará a estas horas…..y con quién”?, etc… La desconfianza puede ser nuestra peor enemiga si dejamos que se apodere de nosotros y de nuestra mente. Además, se hace más fuerte si la persona sufre de baja autoestima y poca seguridad en si misma.

En muchas ocasiones, cuando sucede algo fuera de lo común, buscamos rápidamente darle sentido y nuestra mente es experta en encontrar argumentos negativos que estén en consonancia con nuestra inseguridad, por lo que, terminamos germinando una historia que quizás (en la mayoría de ocasiones) nada tiene que ver con lo sucedido en realidad.

Cuando, por fin, nos cruzamos con nuestra pareja para que nos explique lo que ha ocurrido estamos en un estado emocional inadecuado que mezcla sentimientos de rabia, ira, enojo, tristeza, decepción, celos y, sobre todo, desconfianza; y que únicamente son fruto de nuestra mente pues la persona aún no ha tenido tiempo para explicarse. 
Nuestra primera reacción es agresiva o a la defensiva, cosa que la otra persona (ajena a todo lo que ha pasado por nuestra mente) no entiende y le genera cierta sorpresa; nada puede hacer para evitarlo pues ya hemos instalado la desconfianza en nuestro interior. Una vez aclarado el asunto, nos damos cuenta de lo irracional de nuestro comportamiento ….o no. Primeramente, para intentar confiar más en la pareja deberíamos neutralizar estos pensamientos negativos que hacen que nos sintamos mal sin tener pruebas fehacientes de lo sucedido.

A continuación se exponen una serie de claves que te ayudarán a mejorar la confianza en tu relación de pareja:

Confía en ti mismo: piensa que esa persona te ha elegido a ti por algo, hablar claramente sobre vuestra relación y solicitar que cuando uno de los dos no quiera estar con la otra persona lo exponga abiertamente. De este modo, podremos relajarnos y disfrutar de la relación.

Mejora tu autoestima: a nivel individual quiérete por lo que eres y por cómo eres. Si no te quieres y respetas a ti mismo/a, es difícil que lo hagan los demás.

Radar positivo: en vez de enfocarte en lo que tu pareja hace mal, activa el radar de cosas agradables y positivas por las que estés satisfecho/a de tu pareja. Hazle saber a tu pareja aquello por lo que te sientes orgullosa/o y agradéceselo en forma de afecto o cariño.

Dar tu opinión: cuando quieras expresar tu opinión primero escucha, comprende y después opina. Puedes seguir el siguiente guión: “Entiendo que….. (demostrando empatía)….También es cierto que….. (ofrece un punto de vista alternativo)……Por lo tanto, propongo que…..(sugieres un cambio que pueda beneficiar a ambos)”. Evita las acusaciones, ataques personales y quejas constantes a cualquier proposición.

Alta afectividad: utiliza el afecto y el cariño como forma de expresión (besos, caricias, abrazos..), aunque estéis enfadados. También es bueno recordar frecuentemente a la pareja lo que sentimos hacia ella en forma de palabras (“te quiero, gracias por apoyarme…”).

No regañes: utiliza una forma positiva de expresión, es decir, habla de lo que deseas instaurar en tu relación y no de aquello que quieres evitar.

Evita el perfeccionismo: a muchas personas les molesta que les corrijan continuamente. Cada vez que vayas a corregir cualquier mínima cosa, recuerda que todos somos imperfectos, incluido tú.

Sois un equipo: jugáis en el mismo bando, no compitáis entre vosotros por ver quien es el más listo, el que más veces lleva la razón…. Si tu pareja te quiere y te acepta como eres no tienes que demostrarle nada por vencer tu inseguridad, probablemente surta el efecto contrario, se sienta atacado/a y contraataque.

Antes de interpretar PREGUNTA: como comentábamos antes, si hay algo que no sabes o no entiendes, es preferible que preguntes directamente (sin ponerte a la defensiva) a tu pareja qué ocurre, antes de generar en tu mente una historia que probablemente no se corresponda con la realidad. Evitarás discusiones y sentirte emocionalmente mal

Las personas solemos tener ciertos motivos más o menos razonables para hacer lo que hacemos. Escucha lo que te tiene que decir y después actúa en consonancia, una vez tengas todos los datos.

“Tu desconfianza hace que mi confianza en ti se pierda”

No hay comentarios

Escribe un comentario