Encontrar pareja en un Speed Dating.( Historia de Carmen y Adrian)

Encontrar pareja en un Speed Dating.( Historia de Carmen y Adrian)

( Historia de Carmen y Adrian)

“Me habían dicho que fuera puntual, que si llegaba una vez empezado el evento ya no me dejarían participar y además perdería los 15€ que me había costado inscribirme. Aun no entiendo cómo me deje liar por mi hermana para apuntarme a un speed dating, pero como ya estaba hecho, me dije.-“ total no tengo nada que perder “así que como me citaron a las nueve en el pub donde se desarrollaría la velada, a las ocho y media ya estaba en la puerta como un clavo!

Al llegar en la entrada estaba  la Love Coach coordinadora del evento quien tras saludarme me entrego una carpeta con las fichas a rellenar de cada candidato, me puso una pegatina bajo del hombro con mi nombre y me comento que las chicas debíamos subir a la planta de arriba (que estaba cerrada solo para el evento) e ir eligiendo mesa en la que sentarnos, mientras que los chicos esperarían en la barra de la planta baja hasta que diera inicio la velada.

La planta de arriba estaba llena de mesas pequeñas con dos sillas en cada una.  También había corazones y globos por todos lados y música de ambiente suave

Le pregunte a la coach la edad media de los participantes y me dijo que estaba entre las 35 y 45 años, algo que me tranquilizo ya que lo que temía de este tipo de actividades era que las edades fueran dispares ( yo tengo 34 años) y me encontrase contando los minutos para irme, pero como la Love Coach me aseguro que en el tema de las edades son muy estrictos, ya que es lo que puede hacer triunfar o fracasar este tipo de actividades ( independientemente de que luego haya feeling o no) y que estuviese tranquila que los 10 chicos ( éramos 10 chicas también) que estaban inscritos tenían esa media de edad, al igual que nosotras.

Lo cierto es que esta franja de edad es complicada…divorcios, rupturas de pareja y luego vuelta a empezar de cero. Cansada de discotecas y salir por salir, buscas alternativas y en realidad aunque digamos que venimos por divertirnos, lo cierto es que vamos en busca de amor…si aparece.

Comienzan a llegar el resto de mujeres y suponemos que abajo ocurrirá igual con los hombres. Sube un camarero a preguntar si queremos la consumición (que entra dentro del precio) ahora o más tarde. Yo la pido ahora porque estaba nerviosa y cuando me pongo con nervios me da picor de garganta…!y no es plan! Así que me pido una fanta de limón. Lo cierto es que me apetecía un ron con limón. Pero me dio corte. No sé. No lo vi apropiado. Aunque luego me fije en que alguna que otra tenía algún gin tonic o un ron cola. Pero bueno. Yo con mi fantita…

Son ya las nueve menos diez y sube la coach para decirnos que sacáramos las hojas de la carpeta y explicarnos como rellenarlas: Nos explica que arriba pongamos nuestro nombre y en las columnas que hay (10 en total, una por chico)  debemos poner el nombre que veremos que cada uno lleva en el hombro en cada columna y tachar lo que proceda…”me gusta”…”No me gusta” “quiero su teléfono” “quiero que le den mi teléfono”

 

Nos explica que cuando suene el Gong por primera vez tendremos 7 minutos para hablar con el chico que se siente en la mesa y cuando suene nuevamente el gong se levantaran ellos (nosotras no nos movemos en ningún momento) y dispondremos de 2 minutos para rellenar la hoja, hasta que suene de nuevo el gong y otro candidato de siente en la mesa.

Nos dice que una vez concluido el evento recogerá las carpetas y entre las siguientes 24/48 horas nos enviara un email con el teléfono de aquellos candidatos a los que nos gustaría conocer y autorizamos a dar nuestro teléfono y que hayan coincidido en su deseo de conocernos también.

Son las nueve menos cinco y comienzan a subir los chicos…a golpe de vista es cierto que todos están entre los 30 y pico y 40 y pocos años…la Coach les indica que se sienten en la mesa que quieran (cada mesa iba numerada) y que cuando oigan el gong podemos comenzar hablar hasta que suene nuevamente y deban levantarse…dos minutos para rellenar y…Gong! sentarse en otra mesa.

Suena el primer Gong y en mi mesa se sienta un chico moreno y delgado.-Hola soy Alberto! y tu Carmen verdad?.(Obviamente. Llevo puesto el nombre en la pegatina. Empezamos bien)…nos damos la mano a modo de saludo y me cuenta que tiene 38 años, acaba de salir de una relación de  años, trabaja en unos grandes almacenes, le gusta el arroz con sepia…y no me dijo el número de calzado de milagro!!..Apenas pude decirle mi edad y poco más. Estaba deseando que sonara el gong de nuevo. Y por fin! Gong! Dos minutos para anotar si queremos intercambiar teléfonos…!!Me hizo falta medio segundo para poner NOO…suena el Gong y otro chico se sienta, mientras me tomo un sorbo de mi fanta y le miro de reojo…nos saludamos y me pregunta directamente si tengo hijos, porque el busca una relación con alguien sin ataduras. Yo no tengo hijos. Pero como no me gusto esa forma de entrar. Tachado de mi lista…de nuevo otro Gong y otro chico. Esta vez se sentó un chico alto, delgado dentro de lo normal, con gafas modernistas, y vestido impecable. Me gusto la camisa de Ck que llevaba. Me dijo que se llamaba Adrián tenía 36 años, soltero, abogado y trabajaba en un bufete junto a dos socios más. Me pregunto cosas sobre mí, mis gustos, aficiones. Pero no me pregunto estado civil…hijos…o si trabajas…etc. como los anteriores. Sonó el Gong y se me hizo corto. Esta vez puse un SII enorme en la tarjeta…había algo en ese chico que me gustó nada más verle …por mi mesa terminaron de pasar el resto de chicos…algunos más plomos que otros, pero el único que me hizo tílin fue Adrian…

Acabo el Seepd dating y la coach nos recogió las carpetas y nos indicó que en las próximas 24 horas nos llegaría un email con las coincidencias y los teléfonos de quienes hayamos coincidido en querer conocernos. Nos agradeció la participación y nos emplazó a participar en próximas citas.

Conforme salíamos comenzamos hablar unos con otros y la coach nos dijo que aunque habláramos entre nosotros y nos quedáramos luego en el local, ni diéramos, ni pidiéramos teléfonos, que las coincidencias se enviarían por email (lo vi bien porque así te evitas el decir que no, algún pesado que se empeñe en quedar y que no te guste)

 El grupo de chicos y chicas que habíamos participado nos quedamos en el local, porque era muy coqueto, música agradable, zona de copas y zona de catering…(continua)

( Fragmento extraído del libro ” All you need is love.Edit. Planeta)

No hay comentarios

Escribe un comentario