Las discusiones en la pareja vuelven a casa por Navidad

Las discusiones en la pareja vuelven a casa por Navidad

                                                          

                                                       

La eterna pregunta de cada año:¿Con quién pasar la Nochebuena?, ¿dónde comer el día de Navidad?,  Éstas son  las preguntas que las parejas se plantean cuando llegan estos fríos días.

                                               

Según Héctor Galván, psicólogo y director clínico del Instituto Madrid de Psicología, “la Navidad puede ser una fuente de desgaste y de discusiones, de hecho es habitual que en esta época haya incluso separaciones y divorcios”.

Del mismo modo que ocurre cuando llega el verano, las estadísticas apuntan a que en Navidad las rupturas de pareja también aumentan, ya que en los periodos vacacionales se crean conflictos que se alargan. Son enfrentamientos “a posteriori”, se hacinan y al final la pareja explota, son problemas que se crean por acumulación.

Lo que ocurre es aparentemente sencillo: aparece la Navidad, hay más tiempo para pasar con la pareja y si ya tienen problemas de fondo, entonces saltan a la luz. Pero según el psicólogo hay otros factores:


La familia: parece que todas las familias deberían llevarse bien y reflejar la típica estampa navideña, pero eso es solo la teoría. La realidad es que no muchas están libres de roces. Esta situación genera una frustración en las parejas que desencadena en discusiones continuas.
La crisis económica. Muy poco tiene que ver con la realidad lo que vemos en los carteles promocionales, los anuncios de televisión o los escaparates de las tiendas. Tenemos que limitarnos en regalos, cenas, salidas…las expectativas se pierden y qué se generan: enfados en la pareja.

Dónde cenar en Nochevieja, con qué familia pasar la noche de Reyes, salir de fiesta el día de fin de año, irnos de escapada a la nieve…estos son algunos de los temas por lo que las parejas discuten cuando se acercan las vacaciones navideñas.

El director clínico del Instituto Madrid de Psicología recomienda “establecer un pequeño hábito de manera que no haya que negociar cada año, sabiendo que es muy difícil estar de acuerdo”.


“Es verdad que la mujer suele dar más valor a las fiestas que el hombre, pero las presiones familiares de ambos lados hacen que los dos necesiten por igual el calor de sus familias en Navidad”.

 PROPUESTAS DIFERENTES


Una escapada en Navidad

Normalmente las celebraciones en esta época están prescritas cada año: ya se sabe dónde cenamos cada día, con qué familia comemos y dónde nos damos los regalos, pero… ¿por qué no nos planteamos dar un cambio radical en nuestra manera de celebrarlo? Una escapada es el plan perfecto.

“Cada vez las parejas viajan más en Navidad y no las pasan con la familia, sobre todo la Nochevieja, pero no debe ser una solución como evitación de un problema ya que el año siguiente va a seguir estando”.

Esta solución es una forma también de que la pareja tenga más tiempo para su propia intimidad. Los compromisos con los amigos, los padres, los abuelos…y por supuesto la presencia de los niños durante todo el día “pueden ser una fuente de estrés y frustración”.

En muchas ocasiones esta frustración de la que habla el psicólogo Galván, se paga con la pareja, “es algo que hacemos sin darnos cuenta, nosotros como terapeutas proponemos que se vean el uno al otro como apoyo y busquen tiempo para mimarse, acariciarse…”


Los reyes magos te dejan unos consejos

El psicólogo Héctor Galván se pone la barba blanca y nos trae algunos consejos para que estas Navidades haya menos discusiones en las parejas:


Una pareja se mantiene porque ambos disfrutan el uno del otro: parece una cuestión muy sencilla pero resulta bastante complicada cuando se lleva a la práctica.
 Sería interesante que a lo largo del día hubiera pequeños momentos para recordar a la pareja lo especial que es para ti. Un comentario, un beso, un abrazo…son gestos que no cuestan nada y sin embargo lo dan todo.

Intentar romper los moldes: en las relaciones sexuales muchas parejas piensan que no hay tiempo, y si lo pudiese haber ya ni toman la iniciativa. Muchas veces la pareja no se plantea salirse de la línea marcada, pero la pasión no conoce de horas ni moldes…surge y no se puede controlar.

¿Por qué no afrontar las Navidades en pareja de otra manera? Sonríe, disfruta, ten gestos de amor y de cariño, porque como dice el psicólogo, “al final una relación de pareja se tiene para disfrutar con la otra persona”.

No hay comentarios

Escribe un comentario