Porque se enfría una relación

Porque se enfría una relación

Cuando una relación termina, previamente hubierón cambios a los cuales no les dimos mayor importancia.Estos cambios no acontecen de manera brusca. Si nos damos cuenta a tiempo, quizás evitemos que nuestra relación se enfríe definitivamente. Cuando comienza una relación todo es entusiasmo y vitalidad, con el paso del tiempo esto se va desvaneciendo lentamente y un día, la pareja cae en la cuenta: ¿Qué nos ha sucedido?

Repasemos algunas causas frecuentes por las que una relación se enfría. Tal vez esto nos sirva para identificar nuestro caso o para prevenir el desgaste de la relación.

  • La falta de experiencias compartidas.

Cuidado la rutina se instala en la vida de la pareja cada cual se ocupa de sus responsabilidades, de sus cosas y así van pasando los días, uno tras otro. Van disminuyendo los días especiales que celebrar en pareja, las sorpresas o los proyectos divertidos que eran sólo de los dos o algo tan sencillo como salir a cenar o a comer a solas es algo para lo que nunca se encuentra tiempo

  • La pérdida del Yo.

Curiosamente puede darse con el anterior. Dos personas, que antes tenían intereses individuales, ahora tienen una única identidad. Es positivo que se tengan objetivos e intereses comunes, siempre que quede tiempo y espacio para que cada uno siga siendo un individuo, con sus amigos, sus aficiones y esos rasgos únicos, que fueron los que atrajeron a su pareja al comenzar la relación.

  • El descuido de lo imperceptible.

Uno de los dos (o ambos) se “descuida”. Quizás, al sentirse cómodo en la relación, deje de practicar ejercicio, de arreglarse mínimamente en casa, comprar ropa interior sexy, etc

En un primer momento el otro miembro de la pareja quizás no le da importancia a que su pareja ya “no se cuide como antes” o trata de que el “descuidado” siga sintiéndose querido. Pero puede ocurrir que, con el tiempo, la atracción física ya no sea la de antes. No se trata de estar de punta en blanco en casa, pero sí de no olvidar que el amor es algo delicado que se puede deteriorar si no lo cuidamos y que cada día debería ser como el primer día al inicio de la relación.

  • El deterioro de la comunicación.

Las conversaciones de la pareja evolucionan. Antes hablaban del futuro, hacían planes o se expresaban lo mucho que se querían. Ahora las conversaciones giran en torno a los problemas y los silencios y miradas de antes se han convertido malos gestos y reproches

Quizás, uno de los dos se canse de escuchar las quejas o las opiniones del otro y decida hacer oídos sordos, lo que empeora aún más el asunto y acelera el deterioro.

En el tiempo que compartes con él/ella comienzan a abundar los silencios incómodos o, simplemente, aburridos.

De vez en cuando, es natural que se den estos silencios. Cualquiera puede sentirse un día cansado, malhumorado o sin ganas de hablar. Lo malo es que se estén haciendo costumbre.

 

 

No hay comentarios

Escribe un comentario