¿Que sentimiento proyectas en los demás?

¿Que sentimiento proyectas en los demás?

Durante gran parte de mi adolescencia me pregunté una cosa. ¿Porqué hay gente que sabe como relacionarse con los demás, y a mí simplemente no se me da?
Y no es que no quisiera; yo quería ser sociable, agradable, amable y todas estas palabras que terminan en “able” que a tantas personas les traen tantos beneficios en sus vidas.
Pero no fue hasta mucho después (demasiado) que entendí la ciencia, o mejor dicho, la mecánica detrás de esto.
Todo se resume en una palabra:
Actitud.
Actitud en sí es un término que abarca muchas cosas. Te estaría mintiendo si te dijera que poner una sonrisa y ser amable con todos es una buena actitud.
Tener una actitud atractiva requiere de reunir varios factores:
– Positivismo y entusiasmo – Seguridad y confianza – Ganas de contribuir, servir y escuchar – Tener un lenguaje corporal adecuado
Cuando uno tiene una disposición positiva y expresa entusiasmo y pasión por lo que hace y como trata a las personas, inmediatamente se vuelve atractivo para los demás, en especial –como yo lo comprobé- para el sexo opuesto.
No hay que ir muy lejos para comprobar esto. Cuando saludas a alguien, prefieres que te sonrían y que te digan que todo está de maravilla? O que te digan que la vida es una basura?
Como vamos a ver más adelante, una actitud positiva acompañada de entusiasmo habla de una persona que HACE cosas, que LOGRA cosas, y que PERSIGUE lo que quiere con pasión y dedicación (¿que mensaje crees que esto envía a tus posibles futuras parejas?)
La seguridad y la confianza nos hablan de alguien que consigue lo que quiere, y naturalmente, nos gusta rodearnos de este tipo de personas, pues los beneficios son obvios.
¿A que me refiero con “ganas de contribuir, servir y escuchar”? Recuerda que todos en este mundo estamos en una dura batalla contra nosotros mismos y nuestras propias circunstancias. Y así como ya vimos que nadie está pensando en ti, de igual forma alguien que te acaba de conocer no quiere saber de ti.
A lo que me refiero es a que a la gente le gusta hablar.

Le gusta que le pregunten como están, como van con ese proyecto, como está la familia, como les fue en su examen, etc.
A las gente en general le aburre una persona que llega a hablar de él mismo, pero conectan emocionalmente con las personas que auténticamente se interesan por la persona con quien están tratando.
Piénsalo, si en una reunión social conoces a alguien que empieza a hablar y hablar de lo maravilloso que es él y de lo increíble que es, vas a buscar la primer oportunidad para salir corriendo. En cambio si esa misma persona llega a preguntarte si estás bien, si no se te ofrece algo de beber, si hay algo que pueda él hacer por ti; inmediátamente se crea una conexión emocional en tu mente con esta persona que se interesó en tu bienestar.
Siempre que alguien hace algo por nosotros o se ofrece para ayudar nos sentimos en deuda e invariablemente queremos devolverle el favor (en la mayoría de los casos hasta queremos devolverle el favor varias veces).
Entonces si quieres realmente empezar a ser esa persona con quien todos se quieren relacionar, aprende a tener una actitud de dar, de servir, de ayudar. Ayuda cada que puedas, y si no puedes, pregunta en puedes servir desinteresadamente. La vida te lo regresará multiplicado muchas veces.
¿Que tan importante es el lenguaje corporal?
Tu vida social depende de él. Así de simple.
Probablemente no pases tu tiempo analizando la forma de caminar o de mirar de la gente que te rodea, y lo mas seguro es que ellos tampoco. Por lo menos no conscientemente. Pero inconscientemente? Esa es otra historia.
Nuestra mente está diseñada y programada para identificar características en otros individuos para tomar decisiones como quien escoger como líder, escoger una buena pareja, determinar quien es honesto, quien es débil, quien es inseguro, etc.
Tu lenguaje corporal dice TODO acerca de ti sin que tú te des cuenta. Cosas como la postura, tu forma de saludar, tu tono de voz, velocidad de habla; todo esto habla de tu personalidad. Si eres una persona insegura esto se nota inmediatamente en la forma en que te presentas y saludas o en la forma en que caminas, y créeme que lo que menos quieres es mandarle un mensaje subconsciente a los demás de que eres débil o inseguro.
Vamos a empezar por lo mas básico:

Tu postura. Esto es algo que debes de tener presente todo el tiempo. Porque?

Porque si eres del tipo de persona que andan cabizbajos cuando caminan y se sientan encorvados cuando están en la mesa para comer, te voy a decir lo que una mala postura dice subconscientemente a los demás acerca de ti:
Flojo, enfermizo, con problemas, inseguro, triste.
Y no solo esto sino que una mala postura también puede ocasionar problemas de salud y nos hace ver mas bajitos, aparte de disminuir nuestro nivel de energía.
Pararse y caminar con la espalda derecha y la mirada hacia el frente denota autoridad, seguridad, salud y energía.
El siguiente foco de atención es tu mirada. Te das cuenta inmediátamente cuando una persona es segura de si misma si cuando conversas con el/ella te miran a los ojos.

A los humanos nos gusta hablar con gente que nos mira a los ojos, habla de una persona honesta.
Aprende a hacer contacto visual con todos los que están en la conversación. Hacer esto es incómodo para muchas personas, pues cuando tienes problemas de inseguridad es intimidante el contacto visual, pero créeme, la incomodidad desaparece bastante rápido una vez que te acostumbras a hacerlo.
Mira hacia el frente. Cuando te estén confrontando, cuando estés caminando o incluso en cualquier conversación, mantén la mirada fija hacia el frente. Bajo ninguna circunstancia veas para abajo o dejes que tu mirada de vueltas al entorno, esto muestra desconfianza, incomodidad e inseguridad.
Te puedes dar cuenta cuando una persona está incómoda cuando no hace contacto visual o mira constantemente hacia el suelo. Cuando camines, nunca lo hagas con la mirada hacia el suelo.
Sonríe. Este es el siguiente foco de atención. Hay pocas cosas que puedes hacer con tu lenguaje corporal tan poderosas como una sonrisa. Así se trate de una persona del sexo opuesto que te atrae, un posible cliente o una persona cualquiera en la calle, una sonrisa manda un mensaje que dice “tengo de que sonreír, me va bien” y eso nos gusta la gente. Nos da confianza, nos hace querer tratar con esa persona.
Subconsciéntemente queremos juntarnos con gente que le va bien porque nos da seguridad, y una sonrisa honesta demuestra esto de nosotros. Aprende a reír de todo y a sonreír por todo, incluyendo en situaciones adversas. Te sorprenderías de lo que una sonrisa hace por ti en momentos de caos o de preocupación. Y es que la sonrisa no solo tiene efectos externos, tiene efectos psicológicos para ti también.
Cuando sonríes, tu cerebro rápidamente identifica el gesto e inmediatamente libera endorfinas que te hacen sentir bien, te hacen sentir seguro. No me crees? Haz este simple ejercicio. Mira hacia el cielo y sonríe. Que sentiste?
Tu mente reacciona a tu sonrisa y manda un mensaje por todo tu cuerpo de que todo está bien. Sonríe A PESAR DE cualquier situación. Esto te ayudará a sobreponerte incluso en momentos de ansiedad, miedo o preocupación. Le estamos dando una señal a nuestra mente de que todo está bien, pues siempre todo está bien. Acuérdate que el miedo es una ilusión creada por tu cerebro.
Nos gusta (naturalmente) la gente alegre, exitosa, y saludable. Por el contrario, rechazamos (naturalmente) a la gente que se comporta como alguien triste, enfermizo, y perdedor. No nos importa cual sea la causa de su comportamiento, nuestro
subconsciente solo identifica y reacciona. Tal vez nos cause lástima, pero de ninguna forma es alguien que deseamos tener en nuestras vidas.
Está en nuestra programación.
Así que enfócate en mejorar cada aspecto de tu actitud. Cabe mencionar que los viejos hábitos son difíciles de romper, pero si te enfocas en uno a la vez durante una semana, notarás la diferencia en la forma de reaccionar que tiene la demás gente a ti.
Y es que no les queda de otra, está en su programación.

No hay comentarios

Escribe un comentario