Seducir de manera Consciente e Inconsciente

Seducir de manera Consciente e Inconsciente

 

 

Cuando gustamos (o sea, cuando seducimos) a los demás, los gustamos a dos niveles distintos

                                  -A nivel consciente

                                 -A nivel inconsciente

Y es que para seducir y gustar a los demás, tenemos que llegar a sus sistemas cognitivos y de procesamiento de la información de alguna manera. Y el cerebro humano tiene dos grandes formas de procesar la información: una forma consciente, en donde procesamos cosas de las que nos damos cuenta claramente: y un sistema inconsciente, en donde procesamos datos los cuales nuestra consciencia no detecta claramente.

Puede parecer que en realidad cuando alguien nos gusta o nos seduce, lo hace porque ese alguien tiene una serie de características en su forma de ser, en su físico… que son muy claras y que nosotros captamos de forma consciente

Pero la mayoría de la gente capta de los demás muchísima información inconsciente, tanto es así que esta información inconsciente es responsable en alto porcentaje de que alguien nos guste o no nos guste.

De hecho, a veces cuando alguien nos pregunta por qué nos gusta ese chico o esa chica tan especial… apenas sabemos qué contestar: nos gusta y estamos enamorados de ella o de él, pero no sabemos muy bien por qué. Decimos que tiene un “carisma”, un aura extraño y especial, que no vemos en el resto de personas.

Este carisma es de alguna manera esa atracción inconsciente que las personas que nos gustan generan en nosotros. Por supuesto, también nos gustan cosas de los demás que captamos más claramente, como una conversación interesante, un físico bonito… Y de cualquier forma, no hay nadie más seductor que aquellos que seducen tanto a nuestra parte consciente; como a nuestra parte inconsciente.

Por eso, para terminar el artículo, hacemos dos pequeñas listas: una de cosas conscientes con las que seducimos a los demás; y otra de cosas inconscientes con las que seducimos a los demás. Así repasaremos nuestra grandes armas de seducción y nos ayudaremos a hacernos con un arsenal muy poderoso para seducir y para gustar a los demás.

Nuestro atractivo a nivel consciente

  1. Seduce una buena conversación,estructurada, bonita, con una entonación adecuada, con un ritmo adecuado, con un volumen de voz que se adapte a las circunstancias. Enamoran esas personas que tienen amplios temas de conversación, que saben escuchary comprender, que saben interesarse por los temas de conversación que interesan a los demás…
  2. Seduce una persona hermosa, con un buen físico,cuidado, ni demasiado flacas ni demasiado gordas. Enamoran esos cuerpos grandes pero sin pasarse, cuerpos atractivos y con esas típicas formas o masculinas o femeninas. 

Enamoran las caras vivas, alegres, simpáticas, además de con una piel cuidada, con unos ojos bonitos, una nariz y un boca bonita.

  1. Seduce una forma de ser alegre, activa, equilibrada.

Nos enamoran esas personas que son simpáticas pero que también tienen muchas cosas en su cabeza y en su alma además de simpatía. Nos enamoran las personas con buen trato, corteses, agradables… Pero también las personas que luchan por lo que quieren, que tienen intereses y aficiones, en definitiva, nos enamoran esas personas que siendo simpáticas y alegres, compensan la superficialidad de esa simpatía con algo más profundo, como con aficiones interesantes, una personalidad profunda, una capacidad de captar los matices psicológicos de otras mentes y por tanto, de empatizar con ellas…

Nuestro atractivo a nivel inconsciente

  1. Seduce una forma de hablar profunda,con matices en el volumen, en el tono, en el ritmo… con temas bien estructurados, y con saltos entre temas armónicos. Enamora las personas que se interesan por lo que gusta a los demás en la conversación, y que escuchan a los demás con interés y los hacen sentir a los demás escuchados y comprendidos.
  2. Seducen las personas que cuidan su físico y su estilo.Seducen las personas que tienen una forma de vestir con estilo propio, o mejor: con estilos propios, con estilos que la persona va cambiando de vez en cuando para no caer en la rutina de “siempre lo mismo
  3. Seduce una personalidad luchadora y simpática a la vez.Nos tendemos a enamorar a nivel inconsciente de esas personas que son por un lado tranquilas, de buen trato simpáticas; pero por otro son personas luchadores, con capacidad para pelear por lo que quieren. Con amor por la vida, personas leales pero justas, personas delicadas pero guerreras…

 

No hay comentarios

Escribe un comentario