¿Tropezar siempre con la misma piedra? 3 Pautas para evitarlo

¿Tropezar siempre con la misma piedra? 3 Pautas para evitarlo

Cuantas veces alguno de mis clientes o clientas me han dicho que no saben porque siempre acaban encontrando el mismo tipo de pareja. Y terminando de la misma manera. El dicho de “tropecé de nuevo con la misma piedra” es solo un refrán, ya que si tenemos en cuenta algunas pautas podemos evitar cometer el mismo error repetidas veces.

Cuando tienes claras cuáles son tus necesidades y preferencias, tus puntos débiles y tus fortalezas, lo que te nutre y lo que te debilita, entonces puedes decidir el tipo de persona que te conviene como pareja. La gran ventaja de saberlo es que a partir de ese momento tomas tu poder y empiezas a llevar las riendas de tu vida amorosa. Si no lo haces, tienes muchas posibilidades de equivocarte, sufrir, acabar sola o rompiendo con tus parejas.

Él Espejo.

Las relaciones son un espejo que nos muestra muchas cosas de nosotros mismos. Si estás dispuesto/a a afrontar lo que te pueda reflejar, la relación te ayudará a conocerte a ti mismo/a, a madurar y a amar de forma madura. Eso es lo opuesto a huir de la intimidad.

No te amargues.

Es un desahogo momentáneo, pero no resuelve el problema. Si eres infeliz a su lado, más vale que dejes de gastar energía negativa y empieces a emplearla en encontrar la forma de salir de esa relación, recuperarte y pedirle a la vida algo mejor. Todas las relaciones tienen momentos difíciles, pero si estás recibiendo demasiado de lo que no quieres, deberías plantearte qué estás aportando tú. ¿Exiges lo que no das? ¿Eres demasiado crítica con tu pareja? ¿Pretendes que cambie porque en el fondo no te gusta cómo es?

Tu valía personal.

 Cuando no sabes lo que quieres o no te sientes merecedor/a de amor, tiendes a conformarte con el primero/a que te halaga (porque te hace sentir deseado/a), a ser demasiado complaciente (por miedo a quedarte solo/a o a hacerte valer) o a aceptar lo inaceptable (porque, en el fondo, no crees que puedes estar con alguien que te trate bien). Libérate de eso ya

Cuando sabes lo que quieres, ya no puedes pasarte la vida lamentándote porque lo que tienes no te satisface. Quejarse es más fácil que cambiar, y por eso muchas personas se convierten en eternas víctimas… Pero esa actitud acaba con tu autoestima y con tu poder. ¿Y verdad que no quieres eso?

Te mereces lo mejor. En la vida hay que saber decir “no” a lo que no queremos para poder hacer sitio a lo que “sí” anhelamos. Decir “no” a una pareja con la que no eres feliz es un gesto que requiere fortaleza y fe. Piensa que te verás recompensado/a con el regalo de la paz interior y que eso te conducirá a conocer a alguien con quien realmente serás feliz.

No hay comentarios

Escribe un comentario