Boda en Grecia

Boda en Grecia

El ritual de bodas se celebraba de la manera siguiente y a lo largo de tres días, denominados praílía, gámoi y epaílía.:

El primero se centraba en la preparación de la novia y tenía lugar en la casa de su padre

El segundo comenzaba con la fiesta del novio en esta misma casa, y terminaba con la procesión de la novia hacia la casa de su futuro marido, por la noche.

El tercero consistía en la ofrenda de regalos, una vez pasada la noche de bodas.

Veamos el primero:.. Como parte del ritual se empezaba realizando un sacrificio a Afrodita, en el que normalmente la novia ofrecía algunos mechones de su cabello o su cinturón, o ambas cosas, en el altar (simbolizando la ofrenda del cabello, la marcha de la juventud, la sumisión al hombre y el cinturón, la resignación de la virginidad) …. Este sacrificio estaba precedido (o seguido, según los casos) por el baño de la novia en un río sagrado o fuente, aunque también podía realizarse en su casa, pero en ese caso el agua debía de traerse de una fuente o de un río y tenía que ser un muchacho de la vecindad quien se ocupara de esto. En esta escena del baño se realizaba un simulacro de violación (simulacro, pues los padres estaban informados de antemano) que simbolizaba la purificación de la novia de su primera menstruación con el deseo a la vez de hacerla fértil. El novio, por su parte, se cortaba el cabello y hacía también sacrificios a los dioses del matrimonio o ta protéleía.

El segundo día se realizaba el banquete de bodas.
Este generalmente tenía lugar en la casa del padre de la novia. Allí se reunía el novio con todos sus amigos (la novia con sus compañeras se sentaban en una mesa aparte), lo cual es indicativo de la integración del novio en el círculo de sus nuevos parientes, pero aún no en el de su novia . Después, un chico cuyos padres vivieran, iba y venía entre los comensales portando pan o roscos en una canastilla.

El hecho de quitarle el velo a la novia tenía lugar después de la comida; la ceremonia se llamaba anakaliptéria, e iba acompañada de los regalos del novio, llamados a su vez anakalitéria. La comida terminaba con otras libaciones y sacrificios.

Al finalizar el banquete, la novia salía de sus habitaciones, y era acompañada en su trayecto por la ciudad en carros tirados por asnos, mulas o caballos, hasta la casa del novio. Ella se sentaba entre el novio y su parochos (su mejor amigo o pariente más próximo).

En esta procesión Hermes desempeñaba un papel fundamental dada su estrecha vinculación con las bodas. A la novia y al novio se le coronaban y adornaban con cintas de diversos colores o taeniae. Y parece ser que antiguamente se intercambiaban los trajes simbolizando la íntima unión y transformación del uno con el otro.

La madre de la novia y otras mujeres seguían al cortejo portando antorchas (como los esclavos), siendo la encargada de la escolta de antorchas de su hija porque éstas son un signo que legitiman la boda
Las mujeres avanzaban jubilosas y se oían cantar repetidos himnos.
Jóvenes danzantes formaban corros, dentro de los cuales sonaban flautas y cítaras -pues la danza y la cítara son inseparables del ritual de bodas.

Todos avanzaban divirtiéndose al ritmo del baile y el canto, envolviendo a toda la ciudad en fiestas, coros y regocijo, mientras las matronas admiraban el espectáculo desde los vestíbulos de sus casas.
Después de la llegada a la casa del novio, el eje del carro se quemaba con el fin de que la joven esposa nunca tuviera el deseo de abandonar la casa del marido. A continuación se procedía, por parte de la familia del novio, a darle la bienvenida, siendo la madre del novio quien recibía a la novia, con una antorcha
La casa estaba adornada con coronas y guirnaldas, como cuando nacía un niño, y la cámara nupcial también se adornaba, estando encargado de ello el novio

A la mañana siguiente, a los recién casados se les despertaba con una serenata y se les agasajaba con toda clase de obsequios por parte de los parientes (muchos de ellos con representaciones eróticas). En este día se hacía una comida en la casa del padre del novio o en la del novio mismo en la que no participaban las mujeres, ni siquiera la recién casada. Ahora bien, las delicias culinarias que se servían en este banquete las había realizado la joven esposa.
Los banquetes duraban hasta que se consumaran las nupcias y se proclamasen.

No hay comentarios

Escribe un comentario